¿Qué son los antioxidantes y por qué nos benefician?

Actualmente, encontramos el término “antioxidantes” escrito sobre infinidad de frascos de suplementos y mencionado de forma cada vez más frecuente en programas de salud y artículos de belleza. Hace tiempo que entendimos que estos famosos elementos eran algo importante para nuestro cuerpo.

 

Por: Dr. Mauricio Veloso Espinosa, Médico Cardiólogo y Director General de Distribuidora Biolife México.

 

Los antioxidantes son sustancias que frenan la oxidación. Esto lo entendemos perfectamente para los objetos que hay a nuestro alrededor, como los metálicos, ¿pero qué significa en el caso del cuerpo humano? Lo que les pasa a nuestros órganos es algo parecido a lo que ocurre en los metales, con la diferencia de que en nuestro organismo el proceso tarda más tiempo.

Se debe a la desestabilización que sufren nuestras células al entrar en contacto con elementos oxidantes que las hacen perder sus electrones y las transforman en radicales libres. Esta reacción puede ser provocada por acciones cotidianas como hacer deportes o respirar, incluso, por el contacto de nuestras células con radicales libres provocados por la radicación solar, alimentos ricos en grasa o algunas enfermedades; así que básicamente, todo lo que hacemos nos genera oxidación.

La oxidación es un fenómeno irreversible y propio del cuerpo humano, empieza incluso desde el periodo de gestación del embrión en el vientre. Es tan básico a nuestra condición humana, que sólo es necesario tener mayor conciencia sobre lo que provoca para poner de nuestra parte para alentar el proceso. La oxidación en sí no es mala, pero cuando sale de control es cuando hay un gran problema.

Por ejemplo, existen elementos en la naturaleza que podemos integrar a nuestra vida diaria en forma de alimentos que nos ayudan a reducirla. Entre ellos se encuentra el betacaroteno, la vitamina C, la vitamina E y el selenio, que se consiguen principalmente en frutas y verduras. Entre todos esos antioxidantes hay uno que ocupa un papel privilegiado: el extraído de la granada, el Omega-5.

El efecto de esta sustancia es tal para la protección de los órganos humanos que es un verdadero bloqueador de radicales libres. No por nada el uso de la granada es tan antiguo que remonta a los tiempos bíblicos, y a lo largo de la historia varias culturas han registrado sus capacidades para la mejora de la salud. Los babilonios creían que esta fruta daba poderes de resurrección, los persas aseguraban que otorgaba invencibilidad en las batallas, y para los chinos, simbolizaba la longevidad.

 

 

 

Diversos investigadores del mundo confirmaron de manera científica esas cualidades de la fruta y llevaron sus propiedades a una dimensión completamente revolucionaria mediante la nanotecnología y gracias a su escala nanométrica, lleva el poder que tiene la granada para bloquear los radicales libres y logra penetrar los órganos del cuerpo humano a grandes profundidades, y puede alcanzar al cerebro, ya que atraviesa la barrera hematoencefálica que lo rodea (una protección altamente selectiva que se encarga de bloquear sustancias como virus y bacterias).

Esto hace que este bloqueador de radicales libres no solo tenga efectos para frenar el envejecimiento de los órganos que tenemos a la vista, como la piel, sino que además, actúe en órganos vitales como el cerebro, protegiendo y alargando nuestra capacidad cognitiva.

 

 

Comenta