Calladitas, mejoramos la autoestima


Las niñas y jóvenes que más platican sobre sus cuerpos, menos conformes se sienten con su imagen; por ejemplo, en Estados Unidos 81 por ciento de las pequeñas de 10 años temen ser gordas.

¿Te ha pasado que una parte de tu cuerpo te desagrada sólo después de escuchar a tus amigas o quejarse de esa “maldita imperfección”? Quizá el gordito del brazo ni te molestaba, tal vez tampoco se nota ese granito a menos que le pongas lupa o el tamaño de tus pompas era el perfecto para ti hasta que tu compañera te convenció que sólo JLo puede usar jeans ajustados.

En otros casos ni sabías que “eso” incumplía los estándares de belleza. Peor aún, tú tienes esa zona perfecta pero te contagias de “quejitis” y a partir de ese momento es tu reto a vencer.

Noticias: ¡no eres la única! La revista Psychology of Women Quaterly publicó un estudio realizado entre mujeres universitarias, sobre los temas más recurrentes en sus conversaciones. Resultó que 93% de las estudiantes platican constantemente del peso y la talla. El estudio también indicó que entre más hables sobre tu cuerpo, más insatisfecha estarás con tu imagen.

Ahora, piensa lo que sucede con las niñas que ven a mamá en eterna dieta, con rutinas de ejercicio interminables y sólo escuchan lo “gorda y fea” que se siente. ¿Qué crees que pase por su cabeza?

DOVE PROYECTO AUTOESTIMA

 

Los expertos de Dove Proyecto Autoestima nos lo explican: “Por naturaleza todos los hijos tienen un vínculo fundamental con la madre, sin embargo, esta relación se acentúa en caso de ser niña, ya que ella establecerá sus patrones de comportamiento, a través de lo observado en su madre. Es por eso que la manera en que las mujeres se expresan sobre su cuerpo, influye directamente en la creación del concepto de belleza que tendrán sus hijas toda la vida”.

Por ello, dicha iniciativa de la marca Dove -dedicada a promover valores y cambios de actitud para mejorar la confianza de las mujeres y niñas mexicanas- creó el sitio autoestima.dove.com.mx en el que puedes obtener consejos, conocer casos de otras mujeres y opinión de especialistas para terminar con ese círculo vicioso. Respecto a las pequeñas, existe información dirigida a padres de familia y maestros, que son los principales modelos en la infancia.

“Hemos unido a un grupo de expertos en autoestima y confianza en la apariencia, incluso a mamás de todo el mundo, para diseñar el contenido del sitio web. Con el objetivo de ayudar a las niñas a superar la angustia relacionada con los estereotipos de belleza y eso les permita adquirir la confianza en sí mismas, necesaria para alcanzar su máximo potencial”, aseguran.

La situación es tan apremiante como saber que anualmente en México se detectan 20 mil casos de anorexia y bulimia, y la edad promedio para comenzar con el padecimiento es entre 14 y 17 años. En Estados Unidos, 81 por ciento de las niñas de 10 años temen ser gordas. Y más de 110 mil niñas en Brasil se sometieron a cirugías plásticas en 2009. Además, un análisis global realizado por Dove reveló que 6 de cada 10 chicas eligen no participar en actividades importantes porque les preocupa cómo se ven. Su imagen, por supuesto, también repercute en el aprovechamiento académico.

Pero, ¿es normal? Sí, ya que es necesario tener tan sólo 3 minutos de plática sobre el peso para que una mujer se deprima. De ahí la importancia de comunicarnos con una perspectiva diferente. No se trata de nunca mencionar el peso o espantarte si vas de compras con tu hija y la señorita de una tienda pregunta su “talla”. Es cambiar el chip y alejarte de comentarios negativos.

“Abordar los temas referentes al cuerpo y a su físico evitando el tono de crítica y centrarse en resaltar aspectos positivos. Por ejemplo: enfocarse en los resultados del ejercicio en cuanto a vitalidad y energía y no sólo ‘enflacar’. De esta forma las niñas sentirán menos presión hacia su aspecto y crecerán libres de tensiones y estereotipos, viviendo más plenas, seguras y felices”, concluyen.

Comenta


Jessica Pacheco

About Jessica Pacheco

Jess Pacheco

Se define como periodista bonvivant, pues desde hace 17 años está dedicada a la búsqueda de las tendencias en ámbitos como moda, diseño, belleza, gastronomía, turismo y la escena de la alta sociedad mexicana.
Fue editora en jefe de la firma Club en el Periódico Reforma, así como de la sección Estilos en el Periódico El Universal. Los temas netamente femeninos aparecieron en su radar tras dirigir la revista Mujer Ejecutiva.
Actualmente es editora en jefe de los suplementos RSVP y Pleasures del Periódico Excélsior, de Grupo Imagen Multimedia, empresa en la que también desarrolló los proyectos televisivos RSVP y Weekend como jefa de información y conductora titular.
Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo 2015 gracias a la co-conducción del programa Entre Mujeres La Entrevista, de Excélsior TV, al lado de Fabiola Guarneros y Yazmín Jalil.
Difícilmente la verás en la cocina o el gimnasio, prefiere las tardes con un buen café o una copa de vino.