Francisco en México, ¿conciliador o provocador?


La visita del Papa Francisco en México ha generado una gran expectativa por su vanguardista forma de pensar.
Es un Papa muy religioso, que pretende recuperar los espacios perdidos por la iglesia católica y traerá un mensaje de esperanza. Visitará a la Virgen de Guadalupe y le encomendará la fe de los mexicanos.
Pero Francisco es un Papa polémico, porque ha asumido su papel de líder político y no se guarda lo que piensa. Si ve injusticia, la condena; si ve violencia o violaciones a derechos humanos, lo denuncia; si ve gobiernos divididos, confrontados, los invita al diálogo.
Por eso su visita a nuestro país, a un México dolido, lastimado por la pobreza, inseguridad, crimen organizado, maltrato a sus migrantes y pueblos indígenas, genera la expectación sobre el mensaje que dará.

Por algo decidió visitar no sólo la Ciudad de México (sede de la Basílica de Guadalupe), sino también: Ecatepec, en el Estado de México; San Cristóbal y Tuxtla en Chiapas; Morelia, en Michoacán y Ciudad Juárez, en Chihuahua, lugares representativos de los dolores de nuestro país.

Por eso en El Chal, platicamos y reflexionamos de esta visita. Y nos interesa tu opinión.

 

 

Comenta