¿Para qué sirve congelar los óvulos?


Si tienes planes de ser mamá hasta después de los 30 ó 35 años de edad, esta opción es para ti

Hoy en día las prioridades de la mujer han cambiado por completo. La mujer de hoy busca desarrollarse a nivel profesional, viajar y divertirse, antes de pensar en una familia. Lo cierto es que después de los 30 años de edad la probabilidad de quedar embarazada se reduce 10% y después de los 35 años a un 4% de probabilidad. Esto si el útero, trompas de falopio y los óvulos están en perfectas condiciones. Sin embargo, existe una alternativa para preservar la vida y de esta forma decidir el mejor momento para tener un bebé sin necesidad de verte presionada por la edad o, en casos extremos, por alguna enfermedad: la congelación de óvulos y embriones.
El especialista en fertilidad, Sam Najmabadi, explicó que la crioconservación es un método tecnológicamente avanzado para preservar y guardar óvulos o embriones para uso futuro. Este proceso se utiliza a menudo en conjunción con la Fertilización In Vitro o si una mujer quiere preservar sus óvulos para mejorar sus posibilidades de tener hijos más adelante. La Fertilización In Vitro ayudar a obtener embriones más sanos para poder inyectarlos al momento. Cuando esto sucede, los embriones restantes se congelan y se almacenan para su uso futuro. El objetivo de este procedimiento y servicio es almacenar el embrión criogénicamente y mantener su viabilidad para el futuro. Por ejemplo, algunos niños de FIV podrían tener hermanos menores que técnicamente fueron concebidos exactamente al mismo tiempo, pero no se implantaron hasta años más tarde debido al mayor éxito de la criopreservación de embriones.

¿Qué sucede durante el procedimiento?

Cuando se cosecha un gran número de óvulos, la paciente puede tener algunos congelados o fertilizados. Si elige la fertilización, ciertos embriones serán implantados en su útero como parte del procedimiento de FIV. Cualquier embrión adicional se conserva para futuras opciones de tener hijos.
Uno de los procesos disponibles para congelar los embriones se llama vitrificación, que es esencialmente la congelación rápida de los embriones en cuestión de segundos. Esta técnica puede aumentar las posibilidades de implantación en el futuro eliminando las oportunidades de daño que se produzca en el embrión.

¿Qué tipos de tecnologías están disponibles para la congelación de óvulos o embriones?

Ahora hay dos tipos de tecnologías de congelación que se utilizan en los laboratorios de FIV. La diferencia es la velocidad a la que los embriones se congelan. La tecnología más antigua se llama congelación lenta y la segunda tecnología, más reciente, se llama vitrificación. Cuando se utiliza el método de congelación lenta para conservar óvulos y embriones, la congelación requiere la eliminación del agua de las células individuales del embrión. Si el agua permanece, forma cristales que pueden interrumpir el interior de las células o cortar a través de la capa externa de las células. Un crioprotector se añade a las células que reemplaza la mayor parte del agua dentro del embrión. En las condiciones correctas, el crioprotector no forma cristales y el embrión puede soportar con seguridad el almacenamiento criogénico. El flash de la vitrificación congela los embriones o los huevos. Los embriones se sumergen en nitrógeno líquido aproximadamente a menos 200 grados. Este proceso no permite tiempo para que los cristales se formen y asuman un estado parecido al vidrio. La supervivencia del embrión después de la vitrificación ha mejorado significativamente hasta el 98% de aproximadamente el 70% después de una congelación lenta. ¿Qué tan exitoso es este procedimiento? Las tasas de éxito de un óvulo o embrión que sobreviven al proceso de congelación y descongelación son mayores utilizando la nueva tecnología de vitrificación y están más cerca de las tasas de éxito de la utilización de embriones frescos para su implementación.

Comenta