Bebé en el horno


QUEREMOS EMBARAZARNOS. ¿Qué hacer?

Todo proyecto necesita preparación previa y organizada. Por su puesto, tener un bebé no se queda atrás. A veces llega la sorpresa y cuando te das cuenta ya está el bebé cocinándose en la pancita, pero otras, tienes la fortuna de ir planeando todo para que ese bebecito llegue sano y lleno de amor. Por eso les daremos unos tips para que desde que deciden que quieren ser mamás, comiencen a poner en prueba su vocación.

¿CÓMO PREPARASE PARA EL EMBARAZO?

Cuando uno va con un especialista, asume que éste le dirá absolutamente todo lo que debe hacer y lo que debe evitar en su nuevo proyecto a emprender. Sin embargo es increíble la cantidad de información que dejan pasar de largo. Quizás asumen que ya la sabemos o piensan que es nuestra chamba investigarla, o peor aún, tienen la siguiente consulta esperando y ya nos quieren despachar.

La mayoría simplemente se centran en lo básico, no alcohol, no drogas, no cigarro y nada crudo. Si, ok. Pero con eso no la hacemos. Hay mucho por saber y desafortunadamente las redes sociales muestran un caos al respecto. Todos los estudios se contradicen, no hay un sitio que te de una guía fácil y confiable sobre qué hacer y qué evitar, algunos hablan de comida, otros de medicamentos, pero de repente, te ves en tu cita del facial o aplicándote un tratamiento de pelo y a la mitad del show te cae el veinte que estas embarazada y no sabes si eso está permitido.

Desde el primer momento en que sabemos que queremos ser mamás, debemos empezar a cuidarnos. Algunas lo saben desde los seis años, como fue el caso de mi mamá, otras lo entendemos a través de los años, como fue mi caso. Es muy importante saber que tenemos que estar sanas pues tendremos por delante una misión importantísima que ningún artista ni científico ha logrado crear: dar vida.

Literal, el cuerpo será el santuario de un bebé por nueve meses, por ello es necesario que comencemos a cuidarnos desde antes de quedar embarazadas. Es importante evaluar, de manera temprana, los factores de riesgo que podríamos enfrentar y todas las áreas en donde debemos cuidarnos.

Antes que nada hay que asumir que tanto las mujeres, como los hombres deben prepararse para el embarazo por lo menos 3 meses antes.

– Debemos ir a una consulta médica pre-concepción. Es una costumbre que no está muy extendida pero ayuda muchísimo. Recomiendan hacerlo mínimo tres meses antes de empezar a buscar el embarazo pues los médicos consideran que esta visita es tan importante como los controles prenatales. En ella el ginecólogo nos revisará para comprobar que está todo en orden e indagará en nuestra historia clínica para detectar posibles riesgos que podemos atacar a tiempo.

– Aspectos como el peso, la edad, enfermedades, intervenciones previas o si tomamos algún medicamento son datos que el especialista debe conocer. Es muy probable que nos realice estudios preconcepcionales para analizar nuestro estado de salud general por si necesitamos algún complemento vitamínico. Parece exagerado, pero las cremas, influyen. Lo que respiramos, lo que nos ponemos, algunos tintes del pelo, el barniz de uñas, el maquillaje. Todo debemos mencionarlo al doctor en esa consulta.

– Hay que tomar en cuenta que podría ser que nos recomienden con un genetista si es que ustedes o sus parejas cuentan con antecedentes de algún familiar con un defecto congénito. Un estudio genético permitirá identificar el grado de riesgo de transmitirle el defecto al bebé.

– Algo muy importante es comenzar a tomar una dosis de 800mcg diarios de ácido fólico, una vitamina esencial para prevenir defectos del tubo neural en el bebé. Mucha gente cree que sólo las mujeres deben consumirlo una vez que saben que están embarazadas, pero no es así, lo deben tomar tanto la futura mamá como el futuro papá y hacerlo desde que decidimos que vamos a buscar el bebé, si es posible seis meses antes. Ya que cuando te enteras que estás embarazada puede ser tarde para prevenir algún defecto congénito como la anencefalia o la espina bífida, ya que la formación del tubo neural se produce en las primeras semanas de gestación cuando aún desconoces que estás embarazada.

– Existen unas vitaminas prenatales que contienen ácido fólico, colina o vitamina B7, Vitamina D, C y E, entre otras, que ayudan para el futuro desarrollo del cerebro del bebé, de su sistema nervioso, para la creación de sus huesos y su sistema inmunológico. Lo mejor es dedicarle un rato a leer que es lo que más les conviene.

– Ahora, estamos hablando de las vitaminas, pero es importante mencionar que no es recomendable tomar ningún medicamento si queremos quedar embarazadas, salvo los que sean prescriptos por el doctor en las dosis indicadas. La mayoría de las medicinas están contraindicados antes y durante el embarazo ya que algunos pueden producir un crecimiento anormal de las celulas fetales. Si siguen algún tratamiento (también homeopático) deben comentárselo al médico en la consulta pre-embarazo.

– Por supuesto, ¡Adiós al cigarro y al alcohol! (y por supuesto cualquier otro tipo de droga). Son graves las consecuencias que pueden causar en el feto el consumo de estas sustancias, incluso por parte del padre. Desde mayores posibilidades de que el bebé desarrolle serias enfermedades, crecimiento intrauterino retardado, riesgos coronarios hasta retraso mental por nombrar algunos de los efectos que pueden causar.

– En este periodo, papá y mamá deben evitar consumir cualquier cosa que este enlatada o guardada en un recipiente de plástica, ya que diversos estudios demuestran que contienen químicos que provocan infertilidad.

– La alimentación es un capítulo especial dentro de la planificación del embarazo. No es necesario comer más, sino comer mejor. La alimentación deber ser completa y variada, aumentando de forma moderada el consumo de frutas, verduras, cereales, legumbres y pescados. Debes empezar a reducir el consumo de grasas, así como alimentos con exceso de azúcar.

– Los buenos hábitos alimentarios deberían ser una constante durante toda la vida, pero antes y a lo largo del embarazo son especialmente importantes, tanto por tu propia salud como por la de tu bebé.

– Ni modo, también hay que reducir la cafeína y los refrescos enlatados. No más de una taza de té o café, ya que existen estudios que afirman que el alto consumo de estas sustancias antes y durante el embarazo, pueden aumentar el doble el riesgo de aborto espontáneo, de parto prematuro, de retardo en el crecimiento intrauterino del feto o de bebés con bajo peso. Además, está comprobado que la cafeína puede cruzar fácilmente la barrera placentaria e influenciar en el crecimiento y desarrollo de las células del feto, pudiendo alterar su oxígeno y el flujo de la sangre, y hacer con que el bebé nazca con alguna anormalidad.

– El ejercicio físico también es primordial para estar en forma y para que el peso esté controlado al momento de quedar embarazada. No se recomienda la práctica de deportes violentos, pero algún deporte moderado, como caminar o nadar, es beneficioso tanto para la madre como para el futuro bebé.

– Es básico que el papá este consciente que el también cuenta. No es sólo la mamá quien debe adoptar buenos hábitos. Ya vimos que él debe tomar acido fólico, no consumir alcohol, no fumar y hay que recalcar que su alimentación es igualmente importante, debe comenzar a ingerir nutrientes esenciales para generar espermatozoides sanos que den lugar a hijos sanos.

– Eviten el contacto con sustancias o materiales tóxicos que podrían provocar infecciones, cualquier sustancia química o hasta las heces de gatos y roedores afectan. Esto es muy importante, alguien que pinta, por ejemplo, debe dejar de oler y tocar los disolventes del óleo. Sé que suena excesivo pero hay que estar conscientes de que tener un hijo es una responsabilidad enorme que esta llena de sacrificios. Pero vale la pena.

Comenta


Yazmin Jalil

About Yazmin Jalil

Periodista y escritora mexicana.
Ha sido titular de diversos programas como Nuestro Día, Entre Mujeres y el noticiario de Comunidad. Actualmente está al frente de espacio noticioso de Excélsior Informa a las 11am.

Autora del libro “Como anillo al dedo” con el cual ha llegado al mercado internacional.

Ganadora de reconocimientos como el Premio Internacional de Periodismo 2015 por su trabajo en Entre Mujeres la entrevista a lado de Fabiola Guarneros y Jessica Pacheco, y reconocida como una de las 13 líderes mexicanas más influyentes del 2014.

Gracias a su labor altruista en Fundación Mariposas y a su trabajo valiente y divertido, es conocida como la periodista todo terreno.