En año bisiesto, si ella propone matrimonio tienes que responder ¡sí!


 

Al menos eso sucedía en Irlanda como parte de las creencias y rituales de los años bisiestos, que incluyen el permitir a las mujeres hacer la propuesta a sus parejas.

 

Cada cuatro años, febrero nos regala un día más al llegar hasta el 29 del mes, gracias a la adecuación que se realiza del calendario para compensar las cinco horas, 48 minutos y 46 segundos que cada año se tienen “de más” a los 365 días.

Entre las costumbres más curiosas está el permiso que otorgó San Patricio, en Irlanda, siglo 19, para que las mujeres propusieran matrimonio a sus novios, pero sólo podían hacerlo el 29 de febrero. Según cuenta la historia, si los hombres se negaban, eran acreedores a ¡una multa!, gracias a un decreto emitido en el año 1288, por la reina Margarita de Escocia. O bien, como premio de consolación, los galanes regalaban un beso y un camisón a la damisela.

De ahí se desprende otra creencia respecto a la bodas, pues en Grecia se consideraba de mala suerte casarse en este periodo, por lo que los enlaces escaseaban en ese país.

 

Comenta


Jessica Pacheco

About Jessica Pacheco

Jess Pacheco

Se define como periodista bonvivant, pues desde hace 17 años está dedicada a la búsqueda de las tendencias en ámbitos como moda, diseño, belleza, gastronomía, turismo y la escena de la alta sociedad mexicana.
Fue editora en jefe de la firma Club en el Periódico Reforma, así como de la sección Estilos en el Periódico El Universal. Los temas netamente femeninos aparecieron en su radar tras dirigir la revista Mujer Ejecutiva.
Actualmente es editora en jefe de los suplementos RSVP y Pleasures del Periódico Excélsior, de Grupo Imagen Multimedia, empresa en la que también desarrolló los proyectos televisivos RSVP y Weekend como jefa de información y conductora titular.
Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo 2015 gracias a la co-conducción del programa Entre Mujeres La Entrevista, de Excélsior TV, al lado de Fabiola Guarneros y Yazmín Jalil.
Difícilmente la verás en la cocina o el gimnasio, prefiere las tardes con un buen café o una copa de vino.