Cada día son más los niños que migran solos


De 2013 a 2015 aumentó 333% el número de niños migrantes que viajan solos

Cuando vemos imágenes de niños que viajan solos y que son maltratados, heridos o que mueren en el intento por cruzar una frontera, sentimos impotencia, dolor, coraje o una sensación de vacío en el estómago. Esas estampas se difunden en los medios y en las redes sociales, como se riega la pólvora.

Si las vemos en Facebook ponemos un “me gusta” o comentamos el enojo y frustración que sentimos, y compartimos la foto para hacerla viral, pero el efecto se queda ahí unos dos días y luego desaparece, se nos olvidan, seguimos con nuestras vidas.

Hoy ya pocos se acuerdan del caso del niño Sirio que murió en una playa de Turquía y cuya foto le dio la vuelta al mundo y conmocionó a la humanidad.

IMAGEN-16329818-2

¿Quién se acuerda de los miles de niños mexicanos y centroamericanos detenidos en 2014 y encerrados en una de las estaciones de la Patrulla Fronteriza en Brownsville, Texas? Dormía en el piso, hacinados, sin higiene ni comida.

migrantes-2-580x386

De repente las imágenes de niños solos caminando por las vías del tren se nos hacen cotidianas, pero la realidad es más cruda, porque la migración forzada es un problema social grave y de alcance mundial.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México, UNICEF, informó que la migración aumentó 333% de 2013 a 2015 (5,596 y 18,650 casos respectivamente). El 97% de los niños migrantes en 2015 provenía de Honduras (27.4%), Guatemala (49.6%) y El Salvador (20.5%). La mayoría de ellos eran adolescentes de entre 12 y 17 años.

En el mismo año hubo más de 11 mil eventos de repatriación de niñas, niños y adolescentes migrantes mexicanos desde Estados Unidos. De ellos el 84% (9,841) viajaban  sin la compañía de un adulto.

Los niños y niñas migrantes no acompañados enfrentan graves peligros como accidentes, la trata de personas, el posible reclutamiento por el crimen organizado, el maltrato y la explotación, por lo que requieren protección inmediata.

“Estos niños y niñas tienen sueños, quieren estudiar y tener una vida plena, y necesitan todo nuestro apoyo para que puedan reunirse con sus familiares y superar la violencia que los ha llevado a huir de sus casas y logren vivir la vida a la que tienen derecho, sin violencia, con educación y oportunidades”, dijo Isabel Crowley, Representante de UNICEF en México.

Crowley considera que “los derechos de los niños, niñas y adolescentes deben ser respetados sin importar su nacionalidad, situación migratoria, raza, etnia, sexo o religión.”

Los niños, niñas y adolescentes que no cuentan con documentación migratoria experimentan dificultades para acceder a la justicia, a los servicios educativos, de salud y sociales básicos. Viven con el temor de ser retornados a sus lugares de origen o de no volver a ver a sus familias, por lo que con frecuencia no se atreven a solicitar ningún tipo de ayuda.

¿QUÉ HACE UNICEF?

  • -Cursos para el personal consular de México en Estados Unidos, que permita adquirir herramientas para un mejor acercamiento a los niños y adolescentes migrantes no acompañados.
  • -Pone a disposición de las autoridades tecnología desarrollada por la organización para el registro de niños a través de teléfonos celulares o tablets, desde cualquier lugar, en tiempo real.
  •  -UNICEF, juntos con otras agencias de la ONU como OIM y ACNUR  trabaja con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados en el desarrollo de un protocolo para la detección de indicios de necesidades de protección internacional, como asilo y protección complementaria.
  •  -Con la Procuraduría Federal de Protección del Sistema Nacional DIF, se hacen esfuerzos para fortalecer los  procedimientos de atención de casos de niñas, niños y adolescentes migrantes.

Comenta


Fabiola Guarneros

About Fabiola Guarneros

Apasionada del periodismo, soñadora y tiene fe en el ser humano, pues considera que aún es capaz de hacer cosas que lo ennoblezcan. Para ella, las calles son el museo más grande del arte objeto, por eso gusta de caminarlas y fotografiarlas.
Lleva 24 años como periodista, inició en El Universal como reportera de diversas fuentes de información, donde permaneció 14 años. Ha hecho coberturas internacionales para el citado periódico, para Excélsior y Excélsior TV, como las visitas de los papas Juan Pablo II y Francisco a Cuba.
Actualmente es Subdirectora Editorial en Excélsior y tiene una columna los domingos llamada “Mensaje Directo”. Colabora también en la Barra de Opinión de TVAzteca.
Ha sido galardonada con el Premio Nacional Juvenil de Periodismo en 1992 en el género Entrevista; con la Presea Paulo VI, en 1996, que otorga el Episcopado Mexicano por la cobertura religiosa; y el Premio Nacional de Periodismo del Club de Periodistas de México por su programa de Entre Mujeres La Entrevista, de Excélsior TV, con Jessica Pacheco y Yazmín Jalil.