5 razones por las que el petróleo está por los suelos

mezcla-pemex_01

 

La fuerte caída en los precios del petróleo continua, igual que nuestro estado de ánimo al ver lo que está sucediendo con nuestra moneda y nuestras carteras..

Por eso hoy quise escribirles sobre lo sucedido con el petróleo que, desde luego, influye en que nuestro peso esté por los suelos.

Probablemente han escuchado que el barril de petróleo cayó por debajo de 28 dólares por primera vez desde 2003. La última ola de ventas deja al crudo con caída del 19% solo este año, lo que quiere decir que bajó 72% con respecto del precio en el 2014, cuando alcanzó casi 108 dólares.

Los analistas dicen que la situación fundamental de los mercados del petróleo es mucho peor que lo previamente pensado.

Pero… ¿Por qué está pasando todo esto?

1) Lo primero es que la Organización de Países Exportadores de Petróleo está patas arriba. Apenas la semana pasada los precios del petróleo subieron momentáneamente después de que un alto funcionario de Nigeria y el presidente de la OPEP Emmanuel Kachikwu dijeron que el grupo de países está considerando una reunión de emergencia. Esa palabra asusta a cualquiera, y el mercado no esta para sustitos, lo que propició la esperanza de recorte de producción que países como Nigeria han estado pidiéndole a Arabia Saudita, líder de la OPEP.

No obstante, funcionarios de Emiratos Árabes Unidos rápidamente se pronunciaron para aplacar las cosas, diciendo que la actual estrategia está funcionando bien.

El ir y venir público entre los miembros de la OPEP resalta las profundas fracturas dentro de esa organización que han reducido las bajas probabilidades de que corten la producción.

2) Por otro lado, siempre escuchamos que lo que sucede en China está afectando al peso y asustando a todo el mundo. Y si, las preocupaciones sobre la economía de China no solo afectan los mercados.

Si China en verdad desacelerándose más de lo que los inversionistas esperaban, eso significa que necesita menos petróleo para alimentar su economía. Eso asusta a quienes esperan que el petróleo pronto volvería al alza.

3) Obviamente lo que sucede en Estados Unidos y su desafiante producción influye muchísimo. Aunque los temores por la demanda aumentan, la caída del petróleo en mayor medida ha estado impulsada por el exceso de oferta. Ese exceso fue creado principalmente por el auge del petróleo de esquisto estadounidense.

La producción de EU no ha recibido el impacto que muchos esperaban. Este país produjo un promedio de 9,35 millones de barriles al día en octubre, solo un poco menos del punto máximo en abril de 8,7 millones, según el gobierno.

Eso impacta los precios debido a que la producción estadounidense probablemente deba reducirse para aliviar el exceso de oferta.

4.) El mercado del petróleo también se prepara para que Irán profundice la sobreoferta pronto.

Irán está cumpliendo sus obligaciones y ya le levantaron las sanciones económicas en el marco de su acuerdo nuclear con Occidente, lo que le abre las puertas a su regreso al mercado.

Es un gran misterio cuánto petróleo podrá aportar, pero es poco probable que el país dé marcha atrás a pesar de la crisis de los precios. Incluso un incremento gradual en la producción no evitará el problema de sobreoferta.

5.) E indudablemente, el riesgo de la fortaleza del dólar estadounidense influye muchísimo porque el petróleo se negocia en dólares estadounidenses, lo que quiere decir que cuando el dólar se fortalece, el petróleo se vuelve más caro para los compradores extranjeros.

Esa es la razón por la que Morgan Stanley advirtió la semana pasada que el dólar fuerte podría llevar el petróleo a 20 dólares el barril.

Aunque el petróleo barato es muy bueno para los consumidores estadounidenses, contribuye a las pérdidas en el mercado accionario. Las acciones de compañías de energía del índice S&P 500 ya han caído 10% en lo que va del año, mientras que empresas como Marathon Oil y Anadarko Petroleum han caído más de 20%.

Por su puesto que la baja en los precios del petróleo también tiene efectos en México. El gobierno federal, Pemex y la Reforma Energética se enfrentan a nuevos retos. La volatilidad continuará en las próximas semanas mientras la crisis social complica la situación.

A nosotros, los simples mortales, sólo nos queda estar atentos, aguantar y esperar.

 

 

Comenta